hormiga roja

Hormiga roja

La investigación ha sido realizada por la Universidad de Exeter y ha revelado que las hormigas tienen un gran impacto en su entorno local debido a la consecuencia de su actividad como “ingenieros del ecosistema” y añadida a su función de depredadores.

El estudio, publicado en el Journal of Animal Ecology, encontró que las hormigas tienen dos efectos distintos en su entorno local.

En primer lugar, a través del movimiento de suelo por la actividad de construcción de nidos y la recolección de alimentos que afectan el nivel de nutrientes en el suelo. Esto puede afectar indirectamente a las poblaciones locales de muchos grupos de animales, de los descomponedores como colémbolos, a las especies mucho más arriba en la cadena alimentaria.

En segundo lugar, que se alimentan de una amplia gama de otros animales, incluyendo grandes presas, que pueden ser atacados por un gran número de  hormigas trabajadoras.

Dirk Sanders, un autor del estudio del Centro de la Universidad de Ecología y Conservación, dijo: “Las hormigas son depredadores muy eficaces que crecen en grandes cantidades. También son muy territoriales y muy agresivas, en defensa de sus recursos y territorio contra otros depredadores. Todo esto significa que tienen una fuerte influencia en su entorno y el medio ambiente“.

“En esta investigación, se estudió por primera vez la magnitud de dicho impacto y las sutilezas de la misma. Lo que encontramos es que a pesar de ser depredadores, su presencia también puede conducir a un aumento en la densidad y diversidad de otros grupos de animales. Las hormigas realmente juegan un papel clave en el entorno local, que tiene una gran influencia en la cadena alimenticia de pastizales “.

El estudio, llevado a cabo en Alemania, investigó el impacto de la presencia de diferentes combinaciones y densidades de las hormigas negras de jardín (Lasius niger) y las comunes hormigas rojas (Myrmica rubra), ambas especies que se pueden encontrar en toda Europa, incluso en el Reino Unido.

El Dr. Frank van Veen, otro autor del estudio, dijo: “Lo que encontramos es que el impacto de las hormigas en los niveles de nutrientes del suelo, tiene un efecto positivo en los grupos de animales en niveles bajos, pero a medida que aumenta el número de hormigas, sus efectos depredadores hacen el efecto más grande, contrarrestando así la influencia positiva a través de la ingeniería de ecosistemas “.

Esta investigación fue apoyada financieramente por el Consejo Alemán de Investigación.

Imagen: Dirk Sanders

Fuente: University of Exeter