Las tortugas marinas migratorias

Las tortugas marinas migratorias

Desde los primeros momentos de la vida, los neonatos de las tortugas marinas caguama tienen una ardua tarea. Deben emprender una migración transoceánica, nadando desde la costa de Florida hacia el este,  hasta llegar al Atlántico Norte y luego, gradualmente, realizan otra migración a lo largo de varios años, antes de volver otra vez a las costas de América del Norte.  Ahora, los investigadores han publicado una investigación el 24 de febrero en la revista Current Biology, en la que han descubierto cómo las tortugas jóvenes encuentran su camino en el océano. 

“Uno de los grandes misterios de la conducta animal es como los animales migratorios pueden navegar en mar abierto, donde no hay puntos de referencia visual”, dijo Kenneth Lohmann, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. 

“La parte más difícil de la navegación en mar abierto es determinar la posición de longitud o este-oeste. Los seres humanos hemos tardado siglos para navegar en el mar y encontrar la manera de determinar la longitud en los viajes de larga distancia“, agregó Nathan Putman, un estudiante graduado en el laboratorio de Lohmann y el autor principal del estudio. “El estudio muestra, por primera vez, cómo un animal realiza esta travesía.” 

Parece que las tortugas marinas recogen las señales magnéticas que varía en la superficie de la Tierra con el fin de determinar su posición en el espacio, tanto de este a oeste como de de norte a sur, y se dirigen ellas mismas en la dirección correcta. Aunque varias especies, incluyendo las tortugas marinas, se conocen que se basan en señales magnéticas como sustituto de la latitud, los resultados tienen como sorpresa que esas señales se habían considerado poco prometedoras para la determinación de la posición este-oeste. 

El secreto del desacuerdo es que no dependen de una sola característica del campo magnético, sino de una combinación de dos factores: el ángulo en el que las líneas del campo magnético de la Tierra se cruzan (un parámetro denominado inclinación) y la fuerza del campo magnético. 

Cerca del ecuador, las líneas de campo son aproximadamente paralelas a la superficie de la Tierra, explicaron Putman y Lohmann. Cuando uno viaja al norte del ecuador, las líneas de campo, crecen progresivamente más empinadas hasta llegar a los polos, donde se dirigen directamente hacia abajo en la Tierra. El campo magnético también varía en intensidad, que es generalmente más fuerte cerca de los polos y el más débil cerca del ecuador. Ambos parámetros parecen ser más fiable de norte a sur que de este a oeste, y había llevado a muchos investigadores a concluir que el campo magnético es útil sólo para la información de latitud. 

“Si bien es cierto que un animal  es capaz de detectar la inclinación única o la intensidad, y sólo tienen dificultades para determinar la longitud, las tortugas caguama detectan los parámetros magnéticos”, dijo Putman. “Esto significa que se puede extraer más información del campo de la Tierra de lo que inicialmente parecía”. 

Los investigadores hicieron el descubrimiento al someter a las crías a los campos magnéticos que reproducen aquellos que se encuentran en dos lugares, tanto a lo largo de la ruta migratoria, como en los extremos opuestos del Océano Atlántico. Cada lugar tuvo la misma latitud, pero  longitudes diferentes. Las tortugas fueron colocados en un área circular llena de agua rodeadas por un sistema de bobinas informáticas, utilizadas para controlar el campo magnético, y atadas a una unidad de rastreo electrónico que transmite su dirección de nado. 

Las tortugas marinas expuestas a un campo como el existente en el lado oeste del Atlántico, cerca de Puerto Rico nadaron hacia el noreste. Las que estaban expuestas al lado este del Atlántico cerca de las islas de Cabo Verde nadaron hacia el suroeste. 

Los hallazgos podrían tener implicaciones importantes para las tortugas, han señalado los investigadores. 

“Este trabajo no sólo resuelve el misterio de la conducta animal, sino que también puede ser útil en la conservación de las tortugas marinas“, dijo Lohmann. “La comprensión de las señales sensoriales en que se basan las tortugas en la guía de sus migraciones, es una parte importante para salvaguardar su medio ambiente.” 

El descubrimiento también podría servir para nuevos enfoques en el desarrollo de las tecnologías de navegación, agregaron los investigadores. 

Imagen: iStockphoto/Burcin Tuncer 

Fuente: EurkAlert