Google Earth analiza el dióxido de carbono de la Tierra

A veces una imagen vale más que mil palabras, especialmente cuando la imagen se utiliza para ilustrar la ciencia. La tecnología nos está dando fotos increíbles todos los días, y algunas de ellas ayudan a los científicos de la NASA a explicar el comportamiento del gas de efecto invernadero.

Google Earth, el mundo digital en el que los usuarios de computadoras de todo el mundo pueden volar alrededor del planeta y acercarse a sus principales características, está atrayendo la atención de la comunidad científica, ya que ayuda al acceso de información pública, acerca del dióxido de carbono existente en la atmósfera de la Tierra. Recientemente Google realizó un concurso para presentar los resultados científicos mediante KML, un formato de datos utilizado por Google Earth.

Trate de pensar en un complejo conjunto de datos que tienen relevancia pública”, dijo Tyler Erickson, investigador geoespacial en el Instituto de Investigación Tecnológica de Michigan en Ann Arbor.

Se optó por trabajar con los datos de los investigadores financiados por la NASA Anna Michalak, de la Universidad de Michigan, Ann Arbor, que desarrolla complejos modelos informatizados para trazar el mapa del dióxido de carbono en el tiempo y donde entra y sale de la atmósfera.

Los conjuntos de datos tienen tres dimensiones espaciales y una dimensión temporal”, dijo Erickson. “Porque los datos están en constante evolución en el tiempo hace que sea especialmente difícil de visualizar y analizar”.

Una mejor comprensión del ciclo del carbono tiene implicaciones para la política energética y ambiental y la gestión del carbono dijo Michalak en el 20 simposio sobre Sistemas de Ciencias de la Tierra de la NASA en Washington, DC., en junio de 2009. Una instantánea de la aplicación de Google Earth muestra a Erickson zonas verdes que representan el dióxido de carbono en la parte más baja de la atmósfera, cerca de la superficie terrestre donde la vegetación y los procesos de la tierra pueden afectar el ciclo del carbono. Las zonas rojas indican partículas en altitudes más altas que son inmunes a las influencias del suelo.

La aplicación está diseñada para educar al público e incluso a los científicos acerca de cómo se pueden localizar las emisiones de dióxido de carbono. Una red de 1.000 torres en los Estados Unidos está equipado con los instrumentos de la NOAA para medir el contenido de dióxido de carbono de las parcelas del aire en lugares individuales.

Pero ¿de dónde provienen de ese gas y cómo cambia a lo largo de su viaje? Para averiguarlo, los científicos se basan en una técnica detective llamada “modelación inversa”, que consiste en combinar los datos de las concentraciones de gas en un punto geográfico único y, a continuación usar pistas del clima y modelos atmosféricos para deducir de dónde viene. La técnica es compleja y difícil de explicar incluso a sus colegas científicos.

Michalak relata la técnica así tomando una taza de café a la crema. “Supongamos que alguien le dio una taza de café cremosa,” dijo Michalak. “¿Cómo sabes cuando se añadió la crema?” Al igual que la crema no está necesariamente mezclada a la perfección, tampoco lo está el dióxido de carbono en la atmósfera. Si usted puede ver las vetas de la crema (dióxido de carbono) y entender cómo es el café (la atmósfera) después de agitarse (tiempo), a continuación, los científicos pueden usar las pistas, para recorrer el momento y lugar en el que el ingrediente se añadió a la mezcla.

El resultado visual utilizado habitualmente por los científicos, es de dos mapas tridimensional de la ubicación del gas, como promedio durante el transcurso de un mes. La mayoría de los científicos especialistas en ell carbono, saben cómo interpretar el mapa en 2D, pero la visualización en 3D de los cambios para los no especialistas, ha demostrado ser difícil de alcanzar.

Erickson pasó 70 horas de trabajo en programación y desarrollo de la aplicación de Google Earth, para que sea más fácil navegar por el tiempo y ver las partículas de gases con forma de serpiente en su camino hacia las torres de observación de la NOAA. Por su trabajo, Erickson fue declarado uno de los ganadores de Google en marzo de 2009.

Tener esta herramienta visual nos permite explicar mejor el proceso científico”, dijo Michalak. “Es una manera mucho más humana de ver la ciencia”. El siguiente paso, dijo Erickson, es adaptar la aplicación para adaptarse a las necesidades de la comunidad de investigación. Los científicos podrían usar el programa para visualizar mejor la producción de complejos modelos atmosféricos y mejorar los modelos para que representen mejor la realidad.

Alentar a más personas para producir los datos en un formato interactivo, es una buena tendencia”, dijo Erickson. “Se debe ayudar a la innovación en la investigación, mediante la reducción de barreras en el intercambio de datos”.

Imágenes: NASA

Fuente: NASA

No Comment

Leave a Reply