Imagen del Universo
Imagen del Universo

Los primeros resultados científicos de la misión Planck de la ESA fueron presentados ayer por la mañana en una rueda de prensa en París. Sus descubrimientos nos acercan a los objetos más fríos del Universo, desde el interior de nuestra propia Galaxia hasta los distantes confines del cosmos.

Si William Shakespeare fuese un astrónomo hoy en día, bien podría haber escrito que “El Universo es un escenario, y todas las galaxias meros actores”. Planck nos muestra nuevas imágenes tanto del escenario como de los actores, desvelando el gran drama de la evolución del Universo. En Julio del año pasado vio la luz la primera imagen del cielo completo obtenida por Planck; hoy se han presentado los primeros resultados científicos de la misión, basados en estas observaciones. Estos resultados, condensados en 25 artículos enviados a la revista ‘Astronomy & Astrophysics’ (A&A), han sido presentados por la Colaboración Planck en una importante conferencia científica que se está celebrando esta semana en París.

La mayor parte de los resultados están basados en el catálogo ERCSC – acrónimo inglés de ‘Early Release Compact Source Catalogue’ – de la misión Planck, que en esta analogía jugaría el papel de la lista del elenco.

Este catálogo condensa los resultados de la medición continua del todo el cielo realizada por Planck en las longitudes de onda milimétrica y submilimétrica, y contiene información sobre miles de fuentes puntuales de radiación a muy baja temperatura, que la comunidad científica podrá ahora estudiar con más detalle.

“Este es un gran momento para Planck. Hasta la fecha, sólo había recogido datos que demostraban su gran potencial. A partir de ahora, por fin podemos empezar a descubrir los orígenes del Universo”, comenta emocionado Jan Tauber, Científico del Proyecto Planck para la ESA.

Podemos imaginarnos el Universo como si fuese un escenario en el que se representa un gran drama cósmico dividido en tres actos.

Los telescopios de luz visible apenas alcanzan a ver el acto final: el telón de galaxias que nos rodea. Al hacer mediciones en las longitudes de onda comprendidas entre el infrarrojo y radio, Planck es capaz de retroceder en el tiempo y mostrarnos los dos actos anteriores. Los resultados presentados hoy desvelan información inédita sobre el segundo acto, en el que las galaxias comenzaban a tomar forma.

Planck ha encontrado rastros de una población de galaxias que hace miles de millones de años se encontraban envueltas en una gran nube de polvo, en las que se empezaron a formar estrellas a un ritmo de 10 a 1000 veces superior al que vemos en nuestra Galaxia hoy en día. Esta población de galaxias nunca había sido estudiada en estas longitudes de onda. “Este es tan sólo un primer paso, estamos aprendiendo cómo trabajar con estos datos para extraer el máximo de información”, explica Jean-Loup Puget, del CNRS-Université Paris Sud en Orsay, Francia.

Con el tiempo, Planck nos desvelará qué sucedió en el primer acto del Universo: cómo se formaron las primeras grandes estructuras del cosmos, a partir de las que más tarde tomarán forma las galaxias. Se pueden trazar las huellas dejadas por estas estructuras en la radiación del fondo cósmico de microondas, emitida 380 000 años después del Big Bang, cuando el Universo comenzaba a enfriarse.

Sin embargo, para poder observar la radiación del fondo cósmico de microondas como es debido, hay que eliminar primero las interferencias causadas por un gran número de fuentes de radiación que se encuentran en primer plano. Entre estas fuentes se incluyen los objetos puntuales catalogados en el ERCSC, así como varias fuentes de radiación difusa.

Imagen: ESA/Planck Collaboration

Fuente: ESA