Agua en la Luna

Los científicos del Laboratorio de Geofísica de la Institución Carnegie, junto con sus colegas, han descubierto un contenido de agua en la Luna mucho mayor de lo que se pensaba, según los estudios anteriores. Su investigación sugiere que el agua se ha conservado gracias al magma caliente que estaba presente, cuando la Luna comenzó a formarse hace unos 4,5 millones de años, y que lo más probable es que su existencia sea generalizada en el interior de la Luna.

La investigación se publica en la edición en línea del Proceedings of the National Academy of Sciences esta semana del 14 de junio.

“Durante más de 40 años pensamos que la Luna estaba seca”, comentó el autor principal Francis McCubbin. “Recientemente, los científicos detectaron muestras de agua del programa Apolo en el orden de 46 partes por millón. Se estudiaron otras dos muestras lunares del Apolo y un meteorito utilizando la espectrometría de masas de iones secundarios (SIMS), que puede detectar elementos en el rango de partes por millón. Combinamos las mediciones con los modelos que muestran la forma en que el material se cristaliza en la Luna cuando se enfría. Encontramos que el contenido mínimo de agua varió de 64 partes por mil millones, a 5 partes por millón – por lo menos dos órdenes de magnitud mayor que los resultados anteriores. ”

La creencia predominante es que un objeto del tamaño de Marte golpeó la Tierra y el material eyectado se unió a la Luna. A partir de dos de las muestras, los científicos de Carnegie determinaron que era probable que el agua presente, en una etapa muy temprana de la historia de la formación lunar, cuando el magma caliente comenzó a enfriarse y cristalizase. Este resultado significa que el agua es nativa de la Luna.

Los estudios previos que muestran agua en la Luna analizaron los vidrios volcánicos. Estos investigadores observaron dentro de las rocas denominadas KREEP. Este término KREEP, viene de las últimas etapas de cristalización. KREEP, son rocas que contienen gran cantodad de potasio (K), elementos raros de la Tierra (REE), fósforo (P), y otros elementos que producen calor, como el uranio y el torio. “Como el agua es insoluble en los silicatos principales que cristalizó, creíamos que deberían haberse centrado en el KREEP”, explicó el coautor Andrew Steele. “Es por eso que las hemos seleccionado para analizarlas.”

Los investigadores estudiaron concretamente el hidróxilo, un compuesto con un átomo de oxígeno unido con el hidrógeno, y un mineral llamado apatita – el único mineral acuífero qu se conoce Después de los primeros análisis, los científicos excluyen una de las muestras de Apolo de un mayor estudio porque era poco probable que brindara una buena información sobre el contenido de agua magmática. Se concentraron en la otra muestra de Apolo y el meteorito lunar para determinar agua en el interior de la Luna.

“Es gratificante ver esta prueba del contenido de hiróxilo en la apatita”, comentó el científico lunar Bradley Jolliff , de la Universidad de Washington en St. Louis. “Las concentraciones son muy bajas y, en consecuencia, han sido hasta hace poco casi imposible de detectar. Ahora podemos finalmente comenzar a considerar las consecuencias – y el origen – de agua en el interior de la Luna”.

Imagen: NASA

Fuente: Institution Carnegie